Google+ Followers

viernes, 9 de mayo de 2014

9- REDENCIÓN


         El Amante Cósmico ha descendido a la Tierra en cuerpos mortales, una y otra vez, como ya fue explicado. Esta sacra labor ha tenido como finalidad y Propósito elevar por sobre las cadenas de la esclavitud material a todas las entidades vivientes produciendo un giro más a la rueda de evolución álmica-espiritual. Sin el aporte del Amante Cósmico, sin el SACRIFICIO  cíclico de la gran Entidad Crística la evolución álmica no hubiese podido proseguir, es decir, que las “semillas” no hubiesen despertado de su sueño latente para brotar y convertirse en tiernos “capullos” con la Luz e la auto-conciencia.

         El Sol se ha hecho carne, y en este Sagrado Oficio de Amor ha marcado a la Tierra y a la Humanidad con el sello espiritual de la REDENCIÓN. Este Sello de Fuego Solar palpita en forma de vibración luminosa en el alma del Planeta y de todas las entidades vivientes, pero de una especial forma en las entidades humanas, ya que el reino humano es “el reino del Gran Desafío”, lleno de pruebas y obstáculos que deben superarse con el desarrollo paulatino de la mente y la voluntad consciente. Si se frenase el desarrollo evolutivo de las almas humanas, se detendría también el avance de los demás reinos menores de vida, es por ello que el Sacrificio del Sol se ha centrado en la Humanidad, pues su lento y penoso sendero de oscuridad, confusión y dolor ha perdido muchas veces su rumbo y destino, teniendo que ser rescatada, REDIMIDA, en ocasiones especiales por  AVATARES DEL SOL.
         Este  “Rescate” cíclico de las entidades vivientes por medio del Sacrificio Solar es parte del proceso evolutivo y el Sagrado Orden Universal. Esta REDENCIÓN  está dada por la acción del Amor Universal sobre las formas creadas, para dar ‘impulso liberador’ a la vida latente en las mismas.
 
         Cuando el Amor Cósmico e impersonal despierta en el corazón de un alma ya madura, esta alma pasa a formar parte activa de esa Redención Solar, participando de la Sagrada Comunión Crística, o Comunión e los Santos.

         En otras palabras, cuando el capullo se transforma en una flor abierta de Luz, Paz y Amor pasa a formar parte del Jardín del Edén en la Tierra. Podríamos considerar, en este ejemplo simbólico al Cristo Universal, como “el Jardinero” responsable de ese Jardín, el cual es nutrido constantemente con su aporte, sabiduría y talentos solares.
         Comprender el significado de la REDENCIÓN, es encaminarnos hacia la comprensión de que formamos parte de ese Jardín Universal, y así mismo, del “Jardinero”.
         Estos escritos contribuyen a abrir la puerta a esa comprensión. La meditación hace el resto.